Elorrio, el primer paso de un camino ilusionante

Cuando uno pasea por Elorrio (Bizkaia) se da cuenta que en realidad lo hace en otra época. Sus palacios de estilo barroco, sus calles y plazas, sus cruceros del siglo XVI, sus murallas, iglesias y torres trasladan al viajero cinco siglos atrás. Junto a la Basílica del pueblo está la curiosa figura de bronce de «Errebonbillo», relacionada con la historia de los hermanos del caserío de Amandarro que lucharon en la batalla de Lepanto. De Elorrio fue también San Valentín de Berrio-Otxoa, su patrón (y copatrón de Bizkaia) y su famosa batalla de 1468, considerada como una de las batallas medievales más importantes, en la que más de mil hombres perdieron la vida defendiendo a las familias Ibarra y Marzana. Pero esto son cosas de la Historia.

Errebonbillo

Donde hubo batalla también (en el buen sentido de la palabra) fue en el campo de fútbol de Eleizalde, en el torneo de fútbol alevín «Eleizalde Cup», organizado por el C.D. Elorrio, que reunió durante los días 17 y 18 de septiembre a 30 equipos de Gipuzkoa, Bizkaia, Araba y Baiona de categoría alevín masculino. Allí, como no podía ser de otra manera, se encontraba también el Beti Ona de Errenteria, con sus 14 bravos jugadores que una vez más no defraudaron a su afición. Tras enfrentarse en la primera jornada al Etxebarri (1-1), Eibar (0-0), Milan Academy (2-1) y Danok Bat (0-1), los pupilos de Jon Lete (nuevo entrenador del equipo) lograron la clasificación para la fase de plata del domingo con un buen juego, en el que participaron todos los jugadores por igual, y con una entrega incondicional. Atrás quedaron los calurosos días de verano, aquellos tan perjudiciales para la salud deportiva, y acercándonos al otoño el fútbol vuelve a florecer. Es una ley que está escrita. Todo vuelve a nacer, aunque no sea primavera. Así, llegados al domingo, al Beti le tocó enfrentarse al Beroño de Vitoria (victoria por 1-0) y al Santutxu (derrota por 0-1), consiguiendo la segunda plaza del grupo que daba acceso a los cuartos de final tras quedar eliminado del grupo el conjunto vitoriano. Y allí esperaba el Antiguoko, el rival a batir, conjunto que tiene entre sus filas a muy buenos jugadores, técnicamente excepcionales con una contra fulminante capaz de golear a cualquier equipo.

El Beti Ona en su partido contra el Etxebarri

Comenzó el partido, con un Beti Ona valiente, que no dejaba jugar al rival y pronto llegó el gol de Keita. Alegría entre los aficionados del Beti y máxima preocupación entre los del Antiguoko. Aún quedaba partido y los donostiarras empezaron a apretar, cada vez más cerca de la portería de Aner. El Beti seguía peleando, pero llegó el gol del Antiguoko a falta de pocos minutos para el final. El duelo se decidió en la tanda de penalties y ahí tuvo menos suerte el Beti Ona. No cabe duda que estos chavales saben competir y que este equipo genera ilusión. Zorionak mutilak!

Donosti Cup, el torneo en el que confluyen las emociones

Japón, el país del sol naciente con su archipiélago de más de 6.800 islas, es la cuna del manga, los origami, los samurais, el sushi, el sake, los bonsais y las geishas, entre otras muchas cosas. Es sin duda uno de los países más exóticos del mundo, tan diferente al nuestro que cuesta entender su cultura y forma de ver la vida. Se dice que los japoneses no demuestran sus sentimientos, que se los guardan con el objetivo de mantener la armonía para no dañar al colectivo. Es su forma de ser. Son así. Siempre lo han sido. Pero no cuando son niños, porque la cultura y las tradiciones se van aprendiendo poco a poco. Los niños son todos iguales, no importa de donde vengan. Ellos tienen un lenguaje especial que nosotros, los mayores, ya lo hemos olvidado.

Se enfrentaron en Hernani el Exceluz de Japón contra el Beti Ona de Errenteria en los cuartos de final de la categoría B11 (niños de 10 y 11 años) de la Europa League de la Donosti Cup. Rápidos como rayos los nipones, técnicos y competitivos los de Beraun, en un partido que daba el pase a semifinales de un campeonato sin parangón. Los Toji, Yuto, Masatatsu, Soshiu, Hayakawa, Kaishi, Risei, Fukoto…frente a los Barcina, Etxebeste, Alzugaray, Ormazabal, Núñez, Salaberria, Villaron…niños contra niños. Un partido vibrante en el que finalmente se impusieron los de Errenteria por 4 – 1. Y fue entonces cuando los japoneses dejaron de ser japoneses. Lloraron. Igual que los nuestros cuando pierden un partido importante. Lejos de sus familias a miles de kilómetros de distancia sin nadie que los consolara, los niños nipones recibieron el abrazo y el consuelo de su rival. Culturas e idiomas distintos, pero con los mismos sentimientos. Esto también es parte de la grandeza del deporte y en esto también debemos educar a nuestros hijos/as.

Exceluz de Japón junto a los jugadores del Beti Ona nada más acabar el partido

Estas cosas y otras muchas pasan en la Donosti Cup, uno de los mayores eventos deportivos internacionales que acoge la ciudad de San Sebastián, con más de 750 equipos procedentes de todo el mundo. Niños y niñas que luchan por llegar a lo más alto disfrutando de una experiencia inolvidable. Como si de unos Juegos Olímpicos se tratase, la ceremonia inaugural celebrada en el Estadio de Anoeta acogió el desfile de todos los equipos participantes. Alegría. Ilusión. Esperanza. Felicidad. Esos fueron los sentimientos de jugadores y familiares. También la de los japoneses.

Equipo del Beti Ona alevín desfilando en Anoeta

Fue un buen torneo, muy competido, por parte de los jugadores del Beti Ona alevín (2011). Tras una primera fase en la que doblegaron al Kostkas B y al Saran francés (a pesar de la ruidosa afición de este último) y aunque perdieron con la escuela leridana de LSA (2-1), los bravos jugadores errenteriarras llegaron hasta las semifinales de la Europa League. Vencieron al Lengokoak B (6-0), Biarritz (5-2) y Exceluz japonés (4-1). Ya en semifinales perdieron contra la escuela mallorquina Vicente del Bosque (2-0), en un partido emocionante donde el resultado final se decidió por pequeños detalles.

Fue un torneo, sin duda, plagado de emociones, porque fue precisamente ese partido de semifinales, el último para Asier, Txema y Javi con este equipo. Un equipo al que vieron nacer y crecer durante los últimos 3 años y al que se dedicaron en cuerpo y alma. Desde estas líneas queremos agradecer toda su labor y desearles lo mejor en su nueva etapa. Hoy nos juntaremos todos en una comida y al igual que los japoneses también nosotros nos emocionaremos.

El Beti Ona ya tiene un recuerdo que el tiempo jamás borrará

En la comarca del Urola, en la “noble y leal villa” de Azpeitia, cuna de San Ignacio de Loyola, se celebró los días 10, 11 y 12 de junio la “Domusa Teknik Azpeitia Cup 2022”, el prestigioso torneo de fútbol alevín que reunió a 36 equipos, muchos de ellos cantera de los mejores equipos de primera división, y que contó con la participación de 9 equipos guipuzcoanos: Antiguoko, Eibar, Real Sociedad, Danena, Anaitasuna, Vasconia, Sanse, Lagun Onak y…Beti Ona de Errenteria.

Barcelona, Villareal, Celta de Vigo, Betis, Real Madrid, Atlético de Madrid, Rayo Vallecano, Getafe, Valencia, Athletic de Bilbao, Espanyol, Levante, Deportivo de la Coruña, Valladolid y Leganés, junto a los jugadores y aficionados también de otros equipos, llenaron las gradas y los campos de Garmendipe durante 3 jornadas ininterrumpidas. Las calles, plazas, sociedades y bares del municipio azpeitiarra se llenaron con banderas, camisetas y bufandas de todos los colores, la ilusión lo impregnaba todo.

Y llegó el momento de competir para los chavales del Beti Ona. Viernes por la tarde, el rival: el Alavés. Las bufandas alrededor del cuello de padres y abuelos. Las banderas extendidas. Tensión e ilusión por partes iguales. Comenzaba la Azpeitia Cup para los de Errenteria. Los 15 primeros minutos fueron para el Beti Ona, los 10 restantes para el Alavés, y fue ahí donde los vitorianos lograron los dos goles que sentenciaron el encuentro (2-0). Una pena porque merecieron al menos el empate. Pero el fútbol es así, ya lo dijo Guardiola: “lo que te hace crecer es la derrota”. Esperaba el Sonseca de Toledo en el siguiente enfrentamiento, con su portero Luisito, un guardameta menudo pero con muy buenos reflejos. Dominio absoluto de la pelota y el partido por parte del Beti Ona, pero no quiso entrar el balón. Final 0-0. El Beti Ona dejó un buen sabor de boca el primer día de competición, luchó y peleó aunque los resultados no acompañaron. Mañana (por el sábado) será otro día.

Llegó el segundo día de competición. Primer partido contra el Anaitasuna y 2-0 para los de Errenteria, esta fue su primera y única victoria del campeonato. Merecida. Aún había opciones de clasificarse si el Sonseca perdía contra el Alavés a las 20:00h de la tarde, pero antes había que jugar contra el Valencia y el Atlético de Madrid. Un reto colosal. Primero fue el turno para los de la ciudad del Turia, fundada por los romanos en el 138 a.C., y ocupada por los musulmanes en el 711, que ya dejaba destellos de calidad simplemente observando el calentamiento de sus jugadores cuya concentración era máxima. Comenzó el partido. Presión, cambios de posición, jugadores abiertos hasta las bandas, toque de balón y desplazamientos constantes de los jugadores chés. Un rival imposible de parar. Al final 5-0 para los valencianos que demostraron ser un equipo inalcanzable. Lejos de desmoralizarse, el Beti, cuajó seguidamente un partido excepcional contra el Atlético de Madrid. Sometidos a un ataque constante, la defensa y sobre todo la portería con un Aner descomunal, consiguieron parar a los madrileños que finalmente marcaron de tiro lejano cuando faltaban 5 minutos para el final. El Beti recibió su mayor ovación.

Y al final de la tarde el Sonseca perdió contra el Alavés, y el Beti se clasificó para la siguiente fase como cuarto mejor equipo de su grupo, solo superado por el Valencia , el Atlético de Madrid y el Alavés. Una hazaña.

El Valladolid fue el primer rival del domingo y el Tiro Pichón de Málaga el segundo. Derrota contra los de Pucela por 2-0 y derrota contra los malagueños por 2-1, un club fundado en 1977 y autodenominado: “el club de barrio más grande del mundo” perteneciente al barrio Tiro de Pichón del distrito Cruz de Humilladero de Málaga y cuya afición fue, con diferencia, la más ruidosa del torneo.

Y hasta aquí llegó la aventura del Beti Ona alevín (2011) en uno de los mejores torneos de fútbol base de la actualidad. Una experiencia única con momentos irrepetibles que padres y jugadores recordarán siempre. En la memoria de todos quedará el partidazo contra el Atlético de Madrid, el desfile y presentación de los equipos con el Aurresku, las fotografías de grupo con los chavales de otros equipos, Luisito de Sonseca, “Camavinga” del Valencia, el extraordinario jugador del Betis Thiago Polo (campeón y bota de oro del torneo), los bailes a la entrada del campo con aficionados del Celta y Valladolid, el salero de la afición del Betis…son los momentos y las emociones lo importante de la vida. Probablemente en un tiempo no se recuerden los resultados de este torneo, pero la experiencia vivida en Azpeitia es algo que los chavales del Beti Ona difícilmente podrán olvidar.

El Beti Ona alevín enorgullece a su afición en tierras riojanas

Cuando uno visita la capital de la Rioja, en largos o cortos paseos, es muy probable que acabe llegando a la calle Laurel. Un lugar emblemático donde las cuadrillas de amigos, las familias o las parejas disfrutan de la gastronomía riojana y cuentan a su vuelta que han estado allí, en «la Laurel». Las patatas bravas del Jubera, los champis a la plancha del Soriano, los croquetones de la Taberna del tío Blas…son pequeños placeres que todo visitante debe conocer.

Logroño, atravesada por el río Ebro en la parte norte, lugar de paso y cruce de caminos, disputada entre los antiguos reinos hispanos de la península ibérica, albergó el 4 y 5 de junio la «XIII edición del torneo de fútbol base» organizado por el C.F Comillas en la «Ciudad del fútbol -Padroviejo» de Logroño. Competición que reunió a más de 200 equipos y cerca de 2.700 chavales/as procedentes en su mayoría de Navarra, La Rioja, Gipuzkoa, Bizkaia y Álava. Allí estuvo también el Beti Ona de Errenteria con 7 equipos de diferentes categorías.

El Beti Ona en su partido contra el Valvanera de Logroño

Una auténtica fiesta del fútbol que jugadores y familiares pudieron disfrutar durante dos días en alguno de los 8 campos de fútbol que conforman el complejo deportivo a las afueras de la ciudad. Y allí, en el campo 2 A, el Beti Ona A de categoría alevín, volvió a demostrar que no es un equipo cualquiera, que no se amilana ante nada y que su carácter luchador, forjado a las órdenes de Asier, Javi y Txema, es su principal seña de identidad. Una ventaja de la que carecen la mayoría de sus rivales. Le tocó un grupo difícil, con equipos fuertes como el Txantrea, el Aurrera de Vitoria y el Valvanera de Logroño. Ganó 1-0 al último, perdió 2-1 con los vitorianos y empató a 1 con los primeros. No fue fácil, pero el «Beti», apoyado por una inconmensurable afición y el resto de equipos del club, logró el pase a cuartos de final. Allí esperaba el Martutene, al que doblegó sin dificultad por 4-0, logrando así el pase a semifinales que le enfrentó al Barakaldo (también conocido como el «Baraka»), un duro hueso, con jugadores muy habilidosos. Pero ya lo hemos dicho antes, si algo tiene este equipo es que luchan y saben competir. El partido acabó 0-0 y hubo que ir a la tanda de penalties, y allí, bajo los palos, el Barakaldo tuvo muy mala suerte, porque se encontró con Aner, el portero del «Beti» que hace pequeña la portería y es capaz de poner nerviosos a los lanzadores. De tres penalties el Barakaldo solo metió uno. El Beti no falló y se aseguró el pase a la gran final de oro del torneo

El Azkoyen, equipo de Peralta (Navarra), fue el peligroso rival que le tocó en suerte al Beti Ona. Y es que, como manda la lógica, los mejores equipos son normalmente los que llegan a la final (aunque esto no siempre sea así) y cierto es también que los navarros lo demostraron. A pesar de los dos goles en propia puerta (muy mala suerte para el Beti Ona), el Azkoyen demostró ser un rival sólido y con experiencia, difícil de batir que se llevó con justicia la final por 3 goles a 0. Es «el laurel», la calle más famosa de Logroño, pero también la planta con la que se coronaban a los grandes campeones olímpicos en la Antigua Grecia, corona que habría que colocar en la cabeza de cada uno de estos chavales, merecedores de todos los honores por su bravura y tesón.

El Beti Ona sigue creciendo y conquista el tercer puesto en el torneo Ricardo Gómez de Irun

El Beti Ona alevín (2011) logró el pasado 22 de abril el tercer puesto en el I Torneo Ricardo Gómez organizado por el C.D. San Marcial de Irun en colaboración con la Asociación de Euskadi de Fibrosis Quística «Arnasa». Un encuentro solidario, cuya recaudación se destinó íntegramente a la Asociación, y que reunió a 14 equipos de categoría alevín (2011) y 18 equipos de categoría alevín (2010). La fibrosis quística es una enfermedad genética y hereditaria que afecta a 1 de cada 4.500/5.000 recién nacidos. En Euskadi hay 180 personas afectadas por esta enfermedad.

Comenzó el Beti Ona ganando 2-1 al Olimpic Bayonnais en un encuentro muy disputado ante un equipo técnico y de buen nivel que vendió cara su derrota. Le siguió el Danena de Zizurkil, un equipo sólido con jugadores fuertes que logró remontar un 0-2 adverso logrando así un merecido empate. El Beti Ona no estaba jugando mal, controlaba el balón y atacaba, y la sobresaliente actuación de Keita (autor de los 4 primeros goles del equipo) no hacía presagiar lo que vendría después, la derrota ante el Sanse por 2-0 que obligaba al equipo errenteriarra a ganar los 3 partidos que quedaban de la fase de grupos para poder clasificarse para semifinales.

Pero pobre de aquel que no confíe en este equipo, porque se llevará una gran decepción: victoria ante el Hondarribia (1-0), victoria ante el San Marcial (1-0) y victoria ante el Landetxa (6-0). El Beti estaba ya en semifinales, clasificado como segundo de grupo (primero fue el Danena).

Y allí esperaba el Vasconia, que no había pedido ningún partido en la fase de grupos (5 victorias y un empate). Un duelo por todo lo alto entre dos equipos acostumbrados a ganar cuyos dos enfrentamientos anteriores acabaron en tablas (1-1 en el torneo de Vasconia y 1-1 en el encuentro organizado por la Fundación de la Real Sociedad en Beraun, y que finalmente se llevó el Beti Ona en la tanda de penaltis). Dos grandes potencias del fútbol alevín guipuzcoano frente a frente, un enfrentamiento que se antojaba duro y que sólo tendría un ganador. Como lo tuvo la batalla de Maratón en el 490 a.C., que enfrentó a persas y atenienses por el control de la costa este del Ática y que finalmente cayó del lado de los griegos bajo las órdenes de «Milciades el Joven». Aquella fue una de las batallas más famosas de la Antigüedad, la del mito de Filípides que dio nombre a la prueba deportiva de larga distancia que recorre 42 km y 195 metros.

Comenzó el partido con la intensidad propia de un encuentro entre grandes, en la lucha por el control del balón, el pase definitivo y el gol. Y fue ahí donde el Beti asestó el primer golpe con un gol que le daba ventaja en la eliminatoria y la tranquilidad de llegar al descanso con muy buenas perspectivas. Pero, qué gran verdad es aquella que un partido no acaba hasta que el árbitro da el pitido final. Y eso es lo que sucedió en la segunda parte: gol del Vasconia que empataba el encuentro, la desafortunada lesión de Zuhaitz, medio centro del equipo, y un tiro seco ajustado al palo izquierdo de la portería que defendía Aner tras un saque de banda con el tiempo transcurrido, 2-1 y el Beti Ona quedaba fuera de la final. En la lucha por el tercer puesto contra el Mariño el Beti Ona venció 4-0 en un encuentro cómodo donde se demostró, una vez más, la valía de nuestros jugadores.

El destino o el azar une a los equipos grandes en numerosas ocasiones a lo largo de su historia deportiva pero no olvidemos que en esta ocasión fue la «solidaridad en la lucha contra la fibrosis quística» la que unió a estos dos equipos, y que no hay mayor motivo de orgullo que ayudar a los demás de manera desinteresada sin esperar nada a cambio. Un 10 para la organización y el C.D San Marcial por esta iniciativa. Zorionak!

Jugaron por parte del Beti: Zuhaitz, Martxel, Jon E., Keita, Aner, Alain, Unax, Lur, Oihan V., Oihan C., Jon B., Joanes y Danel.

Un Beti Ona colosal se lleva el triunfo en el torneo del C.D. Vasconia

La Semana Santa es época de pasión, la conmemoración cristiana anual de la pasión de Cristo, con la entrada a Jerusalén, la última cena, el viacrucis, la muerte y la resurrección de Jesús de Nazaret. Otro tipo de pasión, bien diferente, es la vinculada a las emociones deportivas, y entre todas ellas la que genera el fútbol, a todos los niveles, es la que se lleva la palma. Esto mismo ocurrió el pasado jueves santo y viernes santo en el campo de fútbol de Puio, en el torneo de fútbol alevín organizado por el C.D. Vasconia de San Sebastián, donde participaron 18 equipos de Bizkaia, Álava y Gipuzkoa. Entre ellos se encontraba también el Beti Ona de Errenteria, un equipo humilde de barrio, lleno de coraje y pasión, que tras una primera y segunda fase de grupos inmaculadas se plantó en cuartos de final del torneo (no sin pasar antes ciertos apuros frente al Touring de Errenteria donde afloraron los nervios en uno y otro equipo como suele ser habitual en este tipo de partidos entre equipos del mismo pueblo). En cuartos de final esperaba el Getxo, un conjunto experimentado, con buenos lanzadores y toque de balón, difícil de batir a priori, pero que fue completamente anulado por el conjunto errenteriarra en una exhibición táctica y control del juego. El 1-0 final daba el pase a semifinales al Beti Ona y allí esperaba la Real Sociedad, probablemente uno de los equipos más fuertes del torneo, acostumbrado a ganar prácticamente todos los torneos que juega, con jugadores físicamente fuertes y de gran calidad. Pero dicen que las grandes gestas deportivas se consiguen con equipos y jugadores unidos, y de esa unión nace la convicción de poder llegar a conseguir cualquier objetivo, por muy difícil que sea. Pero sobre todo es la pasión la que mueve montañas, la fe en uno mismo y en el conjunto, algo que estos chavales y sus entrenadores tienen de sobra. Comenzó el partido bajo la dirección de Zuhaitz, director de orquesta de este Beti Ona admirable, con un Unax imperial, un auténtico pulmón en el terreno de juego (y a la postre mejor jugador del torneo), y con todo el equipo absolutamente enchufado. La Real, incapaz de doblegar al Beti Ona, perdió 3-1. Los chavales estaban ya en la final.

Y fue entonces cuando sonó «Paquito el Chocolatero», y los niños se fueron a la grada a bailarlo. Y los padres y abuelos, felices, se abrazaron unos a otros, tanta felicidad no podía ser real, pero lo era. El Beti estaba en la final. Minutos antes de comenzar la gran final sonó por megafonia la popular canción de King África «Boooomba», y allí, sobre el terreno de juego, entrenadores y jugadores menearon las caderas. La felicidad era absoluta. Pero aún quedaba un último peldaño. Y llegó el momento decisivo, la final que todo niño sueña con jugar y ganar en un torneo de estas características. El premio deseado. La hazaña estaba a punto de ser conseguida. Y se consiguió. En una nueva exhibición de juego el Beti Ona doblegó 2-1 al Alavés y se proclamó campeón del torneo. Aner (portero), Unax (defensa central) y Zuhaitz (medio centro) fueron incluidos en el mejor 8 del torneo.

Al igual que en los tiempos de Herodes I el Grande, gobernador de Judea en época de Jesús, conocido por sus proyectos constructivos colosales (segundo templo de Jerusalén, Puerto de Cesarea Marítima y las fortalezas de Masada y Herodion), de colosal podríamos definir también el triunfo del Beti Ona en Puio.

¡Zorionak equipo!

Entrenadores: Javi, Asier y Txema. Jugadores: Martxel, Zuhaitz, Aner, Unax, Keita, Oihan V., Telmo, Danel, Alain, Oihan C., Jon B., Joanes, Lur y Jon L.

Garaipen handienak talde lanean lortzen dira

2022ko martxoak 6. «Ogi zaporetsuena eta erosotasun atseginenak norberaren izerdiarekin lortzen direnak dira» Cesare Cantú, XIX. mendeko idazle italiarraren hitzak dira hauek, eta gaur Mariñoko futbol zelaian ikusitakoaren arabera, arrazoia eman beharrean gaude.

Goizeko 9:45ak ziren. Bi taldeak, Mariño eta Touring, beroketa lanetan murgilduta, gurasoak kafea hartzen edo elkarren artean hitz egiten partiduaren norabidea zein izango ote zen asmatu nahian. Mariño beroketa lanetan gogor, entrenatzaileak esaten zuen guztiari kaso eginez, motibatuta erabat, konzentrazioa galdu gabe. Touring-eko neskak ordea lasaiago, ordezkoak zelaian etzanda, Kontxako hondartzan baleude bezala, lasai, logurea kendu ezinik zenbait kasutan eta partidua hasi baino lehen behar izaten den tentsio puntu hori gabe. «Gaur jipoi handia jasoko dutela dirudi, beroketa ikusi besterik ez dago», entzuten zen armailetan.

Gauzak horrela, epaileak hasiera eman zion partidari. Touring-eko neskak ondo kokatuta zelaian, erdigunean nagusi eta aukerak sortuz. Baina Mariñok sartu zuen aurreneko gola, arnasa hartzea ezinbestekoa zuen momentu horretan. Kolpe gogorra Errenteriako taldearentzat, aurreneko zatian bere menpe izan bait zuen Irungo taldea, baina atsedenaldira joan aurretik, Nairaren gola iritsi zen. Bana markagailuan.

Ugalde futbol zelaia, gaur

Bigarren zatia talde guztiek amesten duten horietakoa izan zen Touring-eko neskentzat: jokaldi bikainak, borroka, presioa … munduko musika orkestra onenak bezala, instrumentu guztiak batera jotzen, melodia bakar paregabean, ikusleen gozamenerako. Horrela iritsi ziren golak: bigarrena, hirugarrena, laugarrena, bostgarrena eta… seigarrena!! Uxuek 3 sartu zituen jarraian eta Malenek (atezainak), 4 geldiketa egin zizkien jokaldi berean Mariñoko aurrelariei. Atezaina, defentsak, erdilariak eta aurrelariak…danak elkarrekin, norabide berdinean, denboraldiko garaipen ikusgarriena lortu dute gaur ohorezko infantileko Touring-eko neskek Mariñoren aurka (Mariño 1 – Touring 6).

Bejondeizuela eta jarraitu horrela!!

Usabalen ere garaipena garesti

2022ko otsailak 13. Arian, arian zehetzen omen da burnia baina horretarako ere denbora behar izaten da, gogoa eta indarra. Ez genuen horrelakorik ikusi atzo Usabalgo futbol zelaian, Tolosa eta Touring-en arteko partidan, nesken ohorezko infantil mailari dagokion kopako txapelketan. Goizeko 9ak ziren lehia hasi zenean, hotz Tolosaldean, logure apur bat ere nesken artean, baina 3 puntuak Errenteria aldera ekartzeko asmo garbia. Hiru jaurtiketa on egin zituzten Tolosako neskek partida hasi eta aurreneko 5 minututan, baita Malen Castañoren (Touring-eko atezain ausarta) erantzun bikaina jaso. Tolosak ordea hasieran izan zuen bultzada hori galdu egin zuen bigarren zatian, baina Touring-ek ezin izan zuen egoera hori aprobetxatu.

Tolosa eta Touring taldeetako neskak atzo Usabalen

Paseetan eta jaurtiketetan indarra falta nabaria Touring-eko nesken artean, aurkaria ere eroso zelai erdigunean (baina arrisku gehiegi sortu gabe), presio gehiago egin behar zutela argi adierazi zien entrenatzaileak, baina ez zen horrelakorik ikusten zelain. Baloia toki batetik bestera zebilen, noraezean, galduta…bere jabe inor izan nahi ez zuela ohartuta, laster uko egin zion sare barruan amaitu nahi izatearen ametsari. Nahiz eta jakin Touring-eko neskek amets hori egi bihurtzeko aukera gehiago izan zezaketela beste partidetan erakutsitako mailagatik.

Usabalen, Tolosa 0 – Touring 0. Datorren astean Eibarren aurka jokatuko dute Touring-eko neskek Fanderia futbol zelaian. Ez da aurkari xamurra izango.

Arco de Trajano (Benevento)

El arco de Trajano en Benevento (Italia) fue construido entre los años 114 y 117 d. C. en honor al emperador con ocasión de la apertura de la vía Trajana, variante de la vía Appia que acortaba el camino entre Benevento y Bríndisi. El monumento se conserva casi íntegro, aunque sufrió diversas restauraciones debido a los daños causados por el tiempo y los terremotos. En época de los longobardos (pueblo germánico originario del norte de Europa que se asentó en el valle del Danubio) se situó en el lado septentrional del recinto amurallado y tomó el nombre de Porta Aurea; se alzó junto a él la iglesia de Sant’Ilario.

IMG_20180613_194558_244.jpg

Arco de Jano (Roma)

El arco de Jano es un cuádruple arco romano del siglo IV que se encuentra en el Foro Boario en la ciudad de Roma y uno de los más curiosos debido a su forma poco ortodoxa. Construido en marmol, sus dimensiones son: 16 metros de altura y 12 metros de ancho. El Arco de Jano no se puede considerar propiamente un arco triunfal, porque su función sería la de indicar uno de los límites del Foro Boario.

Su estructura presenta una serie de nichos cuyas medias cúpulas adquieren forma de concha. En estos «huecos», durante la antigüedad, existían unas pequeñas columnatas que fueron arrancadas en la Edad Media, en dicha época, concretamente en el siglo XIII d. C., se construyó una fortaleza en el ático de dicho arco.

IMG_20180613_192913_702

 

Este es un espacio para la Historia Antigua: sus civilizaciones, las batallas más influyentes, los personajes más interesantes, sus monumentos…